El ciclo para desarrollar equipo de trabajo

Una de las mayores dificultades a las que se enfrentan los nuevos emprendedores cuando quieren iniciar con su negocio es conformar un equipo de trabajo que cumpla con las características propias que se quiere para la organización.  La dificultad radica en que no basta con reunir a un grupo de personas para conformar un excelente equipo de trabajo.  Se hace necesario que los miembros del equipo encuentren la manera de trabajar colectivamente; esto si lo que quiere es aumentar las posibilidades de éxito al poner en marcha la iniciativa empresarial.

Lo cierto es que para que un equipo de trabajo sea eficiente debe tener unas características comunes, siendo estas: aptitudes y valores complementarios, un objetivo común, un número mínimo y máximo de integrantes capacidad para resolver problemas, conocimiento, carácter y por sobre todo mucha actitud para el éxito.

Para facilitarte la tarea, es importante conocer y entender el ciclo para desarrollar equipo de trabajo de excelencia, el cual nos presenta cuatro etapas básicas: 1) dependencia, 2) contradependencia, 3) independencia y 4) interdependencia.

La primera etapa llamada de dependencia, es la que los miembros del equipo aceptan su vivencia.  En ella se evidencia una fuerte dependencia a la autoridad formal, como lo manifiesta la denominación “dependencia jerárquica”, utilizada tradicionalmente en las organizaciones.

El estado de dependencia se caracteriza por la incertidumbre y la ansiedad de las personas ante el desconocimiento de los objetivos y expectativas del líder formal, quien asume, por su investidura de poder, la organización y la dirección de la vida del grupo.

En esta etapa el equipo está orientado a demandar instrucciones precisas de qué hacer, por qué hacerlo y cómo realizarlo.  Si bien es cierto, al ser una etapa inicial, esto tiene consecuencias que se deben superar como: falta de colaboración y la insatisfacción, que inciden sobre la productividad.  El papel del líder es identificar los efectos negativos que producirá esta incertidumbre en los resultados de la colectividad.  Se debe buscar entonces un cambio; si este no se da, se debe iniciar el proceso de búsqueda de consultores externos que ayude al equipo e establecer sus temores.

Ahora bien la segunda etapa, la cual es llamada de contradependencia.  Aquí los miembros del equipo inician el proceso de manifestar no sólo sus opiniones con respecto al trabajo, sino que expresarán sus estados de ánimo cada vez con más naturalidad y plantearán sus necesidades o inconformidades con menor temor.

Lo importante es que el líder del equipo sepa utilizar sus habilidades para escuchar los puntos de vista de los demás, dialogar con ellos a fin de clarificar las divergencias posibles y negociar los términos de un compromiso mayor, a partir de la distinción que existe entre necesidades y deseos, tanto de la organización como de los individuos.

La tercera etapa es la de independencia, que se caracteriza por la aparente unión del equipo.  Es síntoma de esta distensión una búsqueda típica de la unanimidad o del consenso en la toma de decisiones, como si la expresión de un desacuerdo pusiese nuevamente en tela de juicio el pacto básico de independencia.

Es común encontrar en esta etapa a los miembros del equipo interrogándose sobre las implicaciones de su integración.  Una vez más el equipo busca, en medio de la confusión y de opiniones opuestas, cuál es el nivel de participación auténtica que permita a la vez cooperar y no perder la individualidad.  Sólo hasta que esto sea posible es que el equipo ha logrado una comunicación más completa.

Ahora viene la etapa de interdependencia, en la cual los miembros del equipo tienen clara conciencia de la capacidad de cada uno de los miembros y de sus habilidades, así como de la aceptación de sí mismo y de los demás con todas sus posibilidades y limitaciones.

Dada su interdependencia, el equipo es capaz de hacerse cargo de sí mismo y expresar de este modo su autonomía.  Sabe evaluar su propio progreso, controlar su funcionamiento, regular las tensiones que surgen e intervenir activamente para modificar la situación cuando ésta no es satisfactoria o productiva.

Es importante que usted entienda este ciclo, ya que sin duda lo que se busca es conformar un excelente equipo de trabajo que genere resultados sinérgicos, en donde los resultados sean superiores a la suma de las decisiones y acciones individuales.  Ya que comprobado está que reunir a un grupo de personas no es suficiente para tener un grupo estratégico de trabajo, es esencial que se encuentre una forma de trabajo en conjunto, con el objetivo de aumentar las posibilidades de poner en marcha una iniciativa empresarial.

Muchas gracias…

Edwin Palacio

“Emprende, Crea Tu Empresa, Domina Todas las Técnicas para Hacerlo”

Anuncios

Acerca de Edwin Palacio

Administrador de Empresas, experto consultor y asesor en temas propios del ámbito empresarial y organizacional que tienen que ver con la elaboración de planes de negocios, la investigación de mercados, el emprendimiento empresarial y los procesos propios de la gestión tecnológica, gestión de la innovación, I D i y vigilancia y prospectiva tecnológica.
Esta entrada fue publicada en Como crear una empresa, Estudio organizacional, Guía de un plan de negocios, Plan de negocios, Ser empresario y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Comenta este artículo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s