Para pasar de la idea a la “idea de negocio”

La intención de tener un negocio, es algo más común de lo que se pueda creer. En alguna medida, todos somos emprendedores y se nos ocurren ideas de negocios. Claro está que más que tener esa “gran idea”, lo importante es saber cómo transformarla en una empresa que permitan sacar al máximo el potencial que esta pueda tener, con el fin de hacerla rentable y sostenible en el tiempo.

Si bien es cierto, las ideas son generadas a partir de la capacidad creativa que todos tenemos, sin embargo, no todas las ideas tienen como objetivo la creación de una empresa, y en un principio puede existir en el emprendedor algún factor inspirador de la idea, cualquier cosa, hecho, recuerdo o situación de inspiración que lleve a pensar en que con esa idea sea un potencial negocio.

Investigadores del tema emprendimiento y empresariasmo han tratado de descubrir dónde se originan las ideas para iniciar negocios. Uno de los más recientes estudios concluyó que existen factores comunes en la generación de ideas, los cuales son:

  • La experiencia de trabajo previa.
  • Los intereses o gustos personales.
  • Un accidente.
  • Un descubrimiento.
  • Una idea aplicada en algo totalmente diferente.
  • Una búsqueda consciente de las ideas.

Estos y otros factores, pueden ser elementos que ayudan en la generación de una idea de negocio, sin embargo se sugiere estar con los ojos bien abiertos, conectarse permanentemente con el entorno, el ambiente que le rodea, ya que las ideas pueden llegar de cualquier parte y en cualquier momento.

La experiencia muestra que una buena idea no es necesariamente una buena oportunidad de negocio. Se ha planteado que cuando la gente se obsesiona con una idea, se olvida de las dificultades para desarrollarla.

Una idea debe servir para algo, es decir que debe ser funcionalidad, debe estar bien hecha, en términos de calidad, debe durar el tiempo que se requiere para lograr la misión para la que fue creada, esto es durabilidad.

Por esta razón, la idea de negocios solo se va a dar en el momento que el emprendedor o el equipo emprendedor orienta sus capacidades creativas e investigativas a la detección de las nuevas oportunidades latentes en los mercados.

Esta debe presentarse como una opción atractiva para un inversionista. A través de un documento, el cual es un plan de negocios, que sirva como herramienta de toma de decisión, y debe dar respuesta a tres preguntas básicas:

1.   ¿Cuál es el beneficio para el cliente?, o en otras palabras, ¿qué problema se va a resolver? Una exitosa inserción en el mercado dependerá del nivel de satisfacción de los clientes y no de lo novedoso del producto. Los clientes adquieren un producto porque requieren satisfacer una necesidad o resolver un problema; es igual en el caso de un artículo de consumo masivo como en un objeto suntuoso o de exclusiva adquisición. Por ello, la primera característica que debe tener una idea de negocio es que identifique con claridad qué necesidad va a satisfacer y de qué forma lo va a conseguir.

2.   ¿Cuál es el mercado? ¿Quiénes son las personas que tienen la necesidad de usar el producto o servicio? Una idea de negocio sólo adquiere valor económico real, si existen personas que deseen comprar el producto o servicio. De este modo, la segunda característica de una idea de negocio exitosa, es que sea capaz de demostrar la existencia de un mercado para el producto o servicio, y que identifique al grupo, o grupos, de cliente objetivo a través de una seria investigación de mercados.

3.   ¿Cómo ganará dinero? Los ingresos que esperan generar con una nueva idea de negocios, provienen en la mayoría de los casos, de la comercialización de los productos o servicios ofrecidos. Sin embargo existe la posibilidad, de que en algunos casos, se requiera de la implantación de mejores e innovadores “mecanismos de generación de ingresos”, como es el caso del producto que se entrega gratuitamente al cliente, y son los anunciantes quienes lo pagan (productos o servicios patrocinados por empresas privadas). Por ello, la tercera característica para que una idea de negocio tenga éxito, es que deje muy claro cómo se generarán ingresos y en qué cantidad.

La evaluación consciente de estas características de su idea de negocios le van a permitir saber si al momento de evaluarla, usted se encuentra frente a una verdadera oportunidad; ya que de no ser así es mejor desechar cuanto antes esa idea de negocios, pensar en otras ideas y recurrir a la mayor cantidad posible de información que le permita tomar mejores decisiones en beneficio de su idea de negocio, su futuro cliente, y por supuesto usted como empresario.

Muchas gracias,

Edwin Palacio

“Emprende, Crea Tu Empresa, Domina Todas las Técnicas para Hacerlo”

Anuncios

Acerca de Edwin Palacio

Administrador de Empresas, experto consultor y asesor en temas propios del ámbito empresarial y organizacional que tienen que ver con la elaboración de planes de negocios, la investigación de mercados, el emprendimiento empresarial y los procesos propios de la gestión tecnológica, gestión de la innovación, I D i y vigilancia y prospectiva tecnológica.
Esta entrada fue publicada en Como crear una empresa, Momentos de creatividad, Plan de negocios y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Comenta este artículo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s