Características de un equipo de trabajo

Una de las dificultades a las que se enfrenta el nuevo emprendedor al momento de arrancar con su negocio es conformar un equipo de trabajo que cumpla con las características propias que se quiere para la organización.  Y esto no es del todo fácil, ya que reunir a un grupo de personas no es suficiente para formar un buen equipo, es necesario que se cree de un modo apropiado y que los miembros encuentren la manera de trabajar conjuntamente, si es que se desea aumentar las posibilidades de éxito al poner en marcha la empresa.

En todo caso para que un equipo de trabajo sea eficiente debe tener características comunes, como: aptitudes y valores complementarios, un objetivo común, un número mínimo y máximo de integrantes capacidad para resolver problemas, conocimiento, carácter y actitud.

Lo que será posible si se conoce el ciclo para desarrollar equipo de trabajo de excelencia, en el cual se compone de cuatro etapas: 1) dependencia, 2) contradependencia, 3) independencia y 4) interdependencia.

1)    Etapa de dependencia

La primera etapa a emprender por los miembros del equipo es la aceptación de su vivencia de ser dependientes de la autoridad formal, como lo manifiesta la denominación “dependencia jerárquica”, utilizada tradicionalmente en las organizaciones.

El estado de dependencia se caracteriza por la incertidumbre y la ansiedad de las personas ante el desconocimiento de los objetivos y expectativas del líder formal, quien asume, por su investidura de poder, la organización y la dirección de la vida del grupo.

El comportamiento del equipo se orienta a demandar instrucciones precisas de qué hacer, cómo realizarlo.  Las consecuencias de una situación así no se hace esperar, a saber: La falta de colaboración y la insatisfacción, que inciden sobre la productividad.  Si el líder formal tiene la sensibilidad necesaria para identificar los efectos negativos que producirá este estado de cosas en los resultados de la institución, buscará un cambio, pero cuando no es así se busca una persona externa que ayude al equipo e establecer sus temores.

2)    Etapa de contradependencia

Esta es la etapa del proceso de maduración que más apertura y disponibilidad requieren por parte de dirigentes y supervisores, puesto que los miembros del grupo empezarán a manifestar no sólo sus opiniones con respecto al trabajo, sino que expresarán sus estados de ánimo cada vez con más naturalidad y plantearán sus necesidades o inconformidades con menor temor.

El líder deberá utilizar su habilidad para escuchar los puntos de vista de los demás, dialogar con ellos a fin de clarificar las divergencias posibles y negociar los términos de un compromiso mayor, a partir de la distinción que existe entre necesidades y deseos, tanto de la institución como de los individuos.

Esta etapa está caracterizada por contradicciones a través de las cuales el grupo busca su identidad y las raíces de su compromiso con la empresa.  Así favorece la gestión del sentido de responsabilidad social.

3)    Etapa de independencia

El equipo se siente desenvuelto y aparentemente unido.  Es síntoma de esta distensión una búsqueda típica de la unanimidad o del consenso en la toma de decisiones, como si la expresión de un desacuerdo pusiese nuevamente en tela de juicio el pacto básico de independencia.

En esta etapa los miembros del equipo se interrogan sobre las implicaciones de su integración.  Una vez más el equipo busca, en medio de la confusión y de opiniones opuestas, cuál es el nivel de participación auténtica que permita a la vez cooperar y no perder la individualidad.  Cuando esto es posible el equipo ha logrado una comunicación más completa.

4)    Etapa de Interdependencia

En esta etapa los miembros del equipo tienen clara conciencia de la capacidad de cada uno de los miembros y de sus habilidades de que disponen, así como de la aceptación de sí mismo y de los demás con todas sus posibilidades y limitaciones.

Dada su interdependencia, el equipo es capaz de hacerse cargo de sí mismo y expresar de este modo su autonomía.  Sabe evaluar su propio progreso, controlar su funcionamiento, regular las tensiones que surgen e intervenir activamente para modificar la situación cuando ésta no es satisfactoria o productiva.

Entender este ciclo permitirá sin duda conformar un excelente equipo de trabajo con el cual se obtendrán resultados superiores a la suma de las decisiones y acciones individuales, ─lo que se conoce como sinergia─, ya que reunir a un grupo de personas no es suficiente para tener un grupo estratégico de trabajo, es esencial que se encuentre una forma de trabajo conjunto, con el objetivo de aumentar las posibilidades de poner en marcha la empresa.

En ese sentido, al momento de elaborar su plan de negocios usted debe responder al menos los siguientes interrogantes sobre el equipo de trabajo:

  1. ¿De dónde son los emprendedores?
  2. ¿Dónde estudian o han estudiado?
  3. ¿Dónde han trabajado y para quién?
  4. ¿Cuáles son sus logros en términos profesionales?
  5. ¿Qué experiencia tienen que sea directamente relevante con la oportunidad que han identificado?
  6. ¿Qué capacidades, habilidades, conocimientos tienen?
  7. ¿Son realistas sobre las oportunidades de éxito de la nueva empresa y acerca de las dificultades a las que se enfrentarán?
  8. ¿Quién más tiene que pertenecer al equipo?
  9. ¿Qué estrategias se tienen para atraer nuevo personal?
  10. ¿Están preparados para contratar a personas de gran calidad?
  11. ¿Cómo responden los emprendedores ante situaciones difíciles y adversas?
  12. ¿Están comprometidos con la empresa?
  13. ¿Cuáles son sus motivaciones?
  14. ¿Se tiene visión compartida?

Tener claridad de las respuestas a estas preguntas resultará enormemente práctico al establecer en el plan de negocios el equipo de trabajo que le acompañará en llevar a buena marcha la iniciativa empresarial, ya que se tratará de un equipo sólido, bien definido y por sobre todo con metas e intereses compartidos.

Muchas gracias…

Edwin Palacio

“Emprende, Crea Tu Empresa, Domina Todas las Técnicas para Hacerlo”

About these ads

Acerca de Edwin Palacio

Administrador de Empresas, experto consultor y asesor en temas propios del ámbito empresarial y organizacional que tienen que ver con la elaboración de planes de negocios, la investigación de mercados, el emprendimiento empresarial y los procesos propios de la gestión tecnológica, gestión de la innovación, I D i y vigilancia y prospectiva tecnológica.
Esta entrada fue publicada en Como crear una empresa, Estudio organizacional, Plan de negocios, Ser empresario y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Comenta este artículo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s